Header Ads

Pedro Sanchez valorando si derribar "casi todos los monumentos".

El Real Sitio de San Lorenzo del Escorial podría tener las horas contadas.

A raíz de los estudios y valoraciones llevadas a cabo por el presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, su equipo de asesores técnicos, ministros y la colaboración de parlamentarios afines del Congreso de los Diputados, pretendiendo justificar el derribo total de las instalaciones del Valle de los Caidos, el jefe del ejecutivo parece estar valorando la posibilidad de "derribarlo casi todo".

Y es que al parecer Pedro Sanchez ha descubierto que la gran mayoría de monumentos, e incluso elementos de obra civil antiguos, están realizados o promocionados por dictadores, satrapas y en general personas con poco amor a la democracia.

Así, ya ha ordenado que se realicen los oportunos estudios para derribar lugares como el Monasterio del Escorial, que según Sánchez "fue construido por un Rey genocida, dictador y que además pretendía imponer la religión Católica a todo el mundo", motivos similares alegó al ordenar que se investigue "a fondo" si el Alcazar de Segovia debe de seguir o no en pie y otros monumentos y obras llevadas a cabo antaño como podrían ser las murallas de Lugo o Ávila, el acueducto de Segovia, varias calzadas romanas, e incluso modificar el trazado de las carreteras nacionales radiales para que no coincidan con los elegidos "de forma dictatorial" por Francisco Franco, no faltarían en el lote la destrucción completa de los restos romanos de Mérida, Sagunto o Tarragona.

Pocos son los monumentos, palacios u otros que quedarían en pie tras esta reforma de gran calado en suelo español "tenemos que ser ejemplo de democracia y de amor por la libertad", ha dicho Pedro Sanchez. Entre los pocos que podrían quedar en pie estarían la Alhambra de Granada, parte de la Mezquita cordobesa o la Giralda de Sevilla, según Pedro Sanchez "los monumentos árabes son un paradigma de las libertades y la cultura de otras épocas pasadas a las que mi gobierno espera incluso superar". A Covadonga y a todo su entorno podrían quedarle las horas contadas "D. Pelayo era un dictador que odiaba la democracia musulmana que llevaba siglos instaurada en la península".

Los planes de Pedro Sanchez no descartan el derribo y soterramiento total de las excavaciones de Atapuerca o incluso de la Cueva de Altamira "ya he puesto a unos amigos a investigar a ver quien mandaba ahí y que tipo de gobierno había, como descubran que se trataba de una dictadura lo destruyo todo".
Con la tecnología de Blogger.