Header Ads

Se equivoca y se suicida antes de matar a su esposa e hijos

Marina Lopez, la rubia, celebrando el error de su esposo.

Marina Lopez,  está que no cabe en si de gozo, y anda por los bares de su pueblo invitando a amigos y vecinos a una ronda "de lo que quieran tomar", y su alegría no es para menos.


En la tarde de ayer cuando regresaba de tomar un café con unas amigas y de contarles entre lágrimas lo celoso y posesivo que era su marido, así como que de cuando en cuando le pegaba "lo normal", se encontró a éste ahorcado en una viga de las varias que existen en el bajo del domicilio, una casa rural, donde ambos convivían desde hace quince años.

Tras la sorpresa "y el susto" inicial Marina avisó a la Guardia Civil la cual procedió a la inspección del lugar no encontrando otras evidencias que indicasen una muerte violenta fuera del ahorcamiento, lo que si encontraron fue una breve misiva, que se está analizando, escrita supuestamente de puño y letra del fallecido en la cual podía leerse un escueto "Sr. Juez: yo me acuso de matar a mi mujer y la exculpo a ella y a mis hijos que a estas horas también serán cadáveres, de mi muerte, la cual es obra de mi propia mano ya que no puedo soportar el dolor de haberlos asesinado y de pasar sin ellos el resto de mis días".

Las fuerzas de seguridad, y así mismo el juez de instrucción de la localidad, consideran que posiblemente el hombre sufrió una equivocación y se mató primero, alterando de esta manera y considerablemente el orden de los hechos que él deseaba provocar.

La Guardia Civil ha emitido una nota de prensa en la cual aclaran que el fallecido, Alberto Mastrueces, "supuestamente falleció por ahorcamiento provocado por él mismo", según explican también en la nota de prensa "era notorio en la localidad que el finado no era muy normal"

También explican que en varias ocasiones tuvieron que acudir fuerzas de la Guardia Civil al domicilio de la pareja con motivo de posibles peleas en el mismo y a instancias de los vecinos que llamaban asustados ante los gritos de auxilio de la mujer y las amenazas del hombre.

Marina Lopez afirma sentirse "realmente a gusto" por lo sucedido y que no se lo esperaba, de hecho, según manifiesta estaba pensando seriamente la posibilidad de separarse de él ya que los malos tratos eran constantes, no obstante Marina temía la posible reacción de su marido "si por hablar con un amigo de la infancia en la calle me daba dos bofetadas al llegar a casa a ver como le cuentas que te quieres separar".

Así las cosas Marina afirma no lamentar en absoluto que su difunto marido se haya equivocado en la forma de hacer lo que pretendía, aunque tampoco se muestra sorprendida "era bastante tarado, pero nunca pensé que llegase a tanto"

La viuda llegó a mostrarse agradecida de que todo haya sido así "me ahorro todo el jaleo de abogados, órdenes de alejamiento, servicios de protección, etc."

La portavoz de la Asociación Feminista de la zona ha manifestado que es lamentable que se pierda una vida de forma tan absurda "ahora no podemos hacer el minuto de silencio preceptivo".
Con la tecnología de Blogger.