Header Ads

Esperanza Aguirre exige que le hagan un monumento en cada pueblo de Madrid

Esperanza Aguirre con visible gesto de trastorno mental pidiendo que le hagan estatuas en Madrid


Por lo visto Esperanza Aguirre no vive sin que su presencia sea palpable un día si y otro también para los habitantes de Madrid "Madrid soy yo, ser madrileño es ser Esperanza Aguirre, el resto gentes que vinieron de provincias y que quieren destruir la unidad de España y dividir Madrid", ha dicho esta mañana a varias personas que pasaron a su lado por la Puerta del Sol.

Ante la algarada que estaba montando, a la cual los policías no se atrevían a acercarse "es que esta señora a veces nos tira las motos y nos agrede violentamente", tardaron poco en personarse varios reporteros de diversos medios de comunicación, ante los cuales Esperanza Aguirre explicó que los madrileños le debían mucho "casi la vida misma", por lo cual lo lógico y natural es que le hiciesen monumentos a su persona en cada uno de los pueblos, villas y ciudades de la Comunidad de Madrid, incluida la capital de España.

"No se porque demonios está ahí ese oso y el puñetero madroño" exclamó la Lideresa del Partido Popular mostrando la típica estatua que identifica a la capital del país "exijo desde ahora mismo que se derribe y se coloque en el lugar una estatua de mi persona lo más grande posible, quedaría mucho mejor, que me caigo de guapa" ha dicho visiblemente fuera de si y en un tono que claramente podría calificarse de histeria.


La política del Partido Popular también acosaba a la gente inocente que pasaba junto a ella, a veces incluso, como se puede ver en la imagen superior, abrazándolos fuertemente a la vez que les gritaba al oido "¡hazme una estatua, por Dios, hazme una estatua!" las personas una vez liberadas huían despavoridas. 

Un señor, que afirmó ser psiquiatra de la seguridad social, trató de acercarse a ella que no paraba de gritar a los cuatro vientos su deseo de ser inmortalizada en estatuas y de abrazar transeuntes, el buen y piadoso hombre le ofreció una pastilla tranquilizante que ella rechazó de un manotazo mientras exclamaba "¡Qué mierda es eso, yo lo que quiero son estatuas, muchas estatuas! me lo debeis todo ¡malnacidos!".

El punto más álgido y que más asustó al público congregado fue cuando pasó un chico joven con aspecto descuidado, pelo largo y coleta al cual Esperanza Aguirre trató de arrojarle una pedrada al grito de "¡Mariconazo soviético! ¡qué quieres destruir España!"

La pedrada no alcanzó a su destinatario, un joven turista de procedencia holandesa, gracias a que los policías municipales se armaron de valor decidiéndose a intervenir quitándole la piedra de la mano, en ese momento Esperanza Aguirre huyó del lugar perdiéndose entre la multitud no sin antes amenazar "¡Volveré malnacidos! ¡Volveré! y quiero ver mi estatua!".

Posteriormente fue preguntado por los hechos el lider del Partido Popular, Mariano Rajoy, quien con una media risilla respondió con un escueto "verá usted, no me consta que sea cierto lo que me está diciendo".


Con la tecnología de Blogger.