Header Ads

Premian por error la chapuza de un fontanero

Este cristo fue tomado por una obra de arte


Jean Carles Armengod, fontanero de profesión en la localidad francesa de Sainté, se vio sorprendido en la mañana de ayer cuando el alcalde, diversos concejales y numeroso público comenzó a aplaudir a su espalda mientras trabajaba reparando una chapuza en el ayuntamiento de la localidad.

Su sorpresa aumetó considerablemente cuando el alcalde se adelantó para darle la mano y felicitarle a la vez que le hacía entrega de un cheque por valor de 150.000 euros "Me extrañó mucho que me pagasen tan rápido y con tanta rumba", declaró a este medio el asombrado profesional, más aún cuando lo acompañaron con mucha fiesta y risas a unas mesas llenas de viandas y buen vino "se pusieron a celebrar no se que cosa y a hablar de arte como si entendiesen algo", explica Jean Carles a Minuto News a la vez que se excusa "no entendía porque me pagaban tanto, al fin y al cabo lo que yo estaba haciendo era lo habitual, una chapuza del copón bendito, para joder al que venga detrás, ya saben ustedes".

La pena fue que cuando monsieur Armengod comentó con él alcalde que lo pagado le parecía excesiva semejante cifra por reparar unas cañerías el alcalde de Sainté le retiró el cheque "me preguntó si yo no era el escultor no se quien, le dije que no y me quitó el cheque de un manotazo, después se fueron a aplaudirle a un señor que estaba allí cerca colocando unos palos viejos con unas bridas y... le dieron el cheque de marras, desde ese momento pasaron de mi como si fuese un mojón, así que me quedé allí tomando vinos y comiendo pinchos, que por una vez que dan algo hay que aprovechar"

El Ilustrísimo Sr. Alcalde de Sainté declinó hacer declaraciones a este informativo excusandose con un escueto "solo fue un pequeño malentendido". No obstante un secretario del ayuntamiento que estaba carcajeandose a la puerta del consistorio comentó a nuestros reporteros que "el alcalde y los concejales no tienen ni repajolera idea de arte y al ver lo que estaba haciendo el fontanero pensaron que era el artista que habían contratado para que montase una escultura en el vestíbulo del edificio" sin parar de reír también comentó a nuestros redactores, a la vez que se encogía de hombros que "al fin y al cabo da igual, posiblemente tenga más valor artístico la obra del plomero que la del artista".

Unas señoras que pasaban por allí "a hacer sus cosas", se mostraron muy indignadas al saber que su ayuntamiento se gastaba ese dineral "en pagar estupideces" y es que según ellas "primero están los gatitos abandonados, que hay muchos en el municipio".

"Si lo se me callo la boca", no paraba de repetir el apenado fontanero entre copa y copa de vino.

Con la tecnología de Blogger.