Header Ads

Denuncian cocinero por tratar de forma degradante a unas truchas muertas.

Beremundo Aguirregomezcorta bromeando con la clientela de su bodega


Beremundo Aguirregomezcorta, cocinero y propietario de una bodega de mala muerte en el casco viejo bilbaino se quedó de un palmo de narices cuando un par de clientes que habían estado minutos antes en el bar que regenta entraron de nuevo, esta vez acompañados de un par de guardias municipales los cuales le inquirieron, ante su sorpresa, por el maltrato y degradación inflingidos a un par de truchas que en ese momento se freían a fuego muy lento en una sartén.

Al inquirir el Sr. Beremundo a los agentes por el motivo de entrar así en su "prestigioso restaurante" estos se descojonaron de la risa y le explicaron que habían sido requeridos por los dos jóvenes y que estos habían visto como se descojonaba de la risa mientras enharinaba las dos truchas, mientras hablaba soezmente de ellas y de los homosexuales con el camarero que también se reía a mandíbula batiente. Acto seguido los policías municipales procedieron a tomar la filiación completa de Beremundo y del camarero mientras les afeaban sin parar la conducta, apercibiéndoles posteriormente de que serían denunciados a la autoridad competente por maltrato animal y por reirse del colectivo homosexual, dos de los cuales los habían requerido llorando con mucha lástima por lo que habían visto. Beremundo manifestó en su descargo que "el solo quería hacer unas putas truchas a la navarra con salsa de vino blanco" y no dijo eso de ¡ahí va la hostia! ni nada.

Testigos presenciales confirman a este noticiario que el señor Aguirre... etc. etc. etc. comenzó a ponerse colorado y al grito de ¡cagonlaputasotadoros! agarró la sartén donde se guisaban las truchas y comenzó a sartenazos con los denunciantes, con los municipales y con un señor que pasaba por la puerta. Los municipales, que en un principio buscaron protección detrás de unos árboles pidieron refuerzos y finalmente lograron reducir a Aguirre... bueno, etc, que es muy largo, procediendo a su detención y puesta a disposición judicial inmediata.

El juez de guardia de los ilustres juzgados de Bilbao ordenó el ingreso en prisión del violento propietario de la bodega "El Zulo del Diablo" por degradar y burlarse de los animales de semejante manera, posteriormente comunicó a los medios que "estas conductas no se pueden consentir ¿a qué persona de bien se le puede ocurrir afrentar a dos truchas muertas con lo mal que está ya matarlas? no podemos consentir que un ser vil y despreciable atormente a unos homosexuales a sartenazos por el mero hecho de que se sintiesen ofendidos por el maltrato dado a las truchas". Los guardias municipales se encuentran en estos momentos ingresados en la UCI del hospital de Basurto, pero sobre ellos el Ilustrisimo Sr. Juez Lopez de Gallarre Barrenetxea solo dijo que eso era lo de menos "gajes del oficio" y se encojió de hombros.

Fuente: El Diario Vasco
Con la tecnología de Blogger.